Mateo 24:35 (RVR1960)

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Mateo 24:35 (RVR1960) - Versículo del día

Interpretación de Mateo 24:35.

Algo indiscutible es que la Biblia es la Palabra de Dios. Y con base en esta enseñanza, lo que Dios dice permanecerá para siempre.

Lo que quiere decir que la ley de Dios no cambiará, ni se desvanecerá con el paso del tiempo.

Con ello habrá que tener presente que la Palabra de Dios está destinada a ser una fuente de verdad y esperanza para los creyentes. Siendo esta una de las razones por las que es importante el estudio diario de la Biblia para los cristianos.

Preguntas para reflexionar.

Le invitamos a seguir reflexionando en este bello y poderoso pasaje. A través de las siguientes tres preguntas. Las cuales tienen implicaciones muy profundas.

  1. ¿Por qué Jesús dice que el cielo y la tierra pasarán, pero sus palabras no pasarán?
  2. ¿Cuáles son las implicaciones de esta declaración para mí como cristiano?
  3. ¿Cómo puedo afirmar la verdad de las palabras de Jesús en mi vida diaria?

Por favor, no se olvide de escribir las respuestas en un cuaderno que pueda llevar consigo al largo del día. Ya que esto le brindará la opción de seguir meditando en lo que ha aprendido del pasaje de las Escrituras.

Tiempo de oración por el versículo del día.

Estimado lector y lectora:

Lo invitamos a orar para que Dios nos ayude a recordar que Él siempre está con nosotros. Esperando que invoquemos su nombre para darnos la ayuda y dirección que cada uno necesita.

Oremos para que Dios nos ayude a no olvidar que Él es el único Señor y que siempre está presente en nuestras vidas. Que su amor y misericordia nos acompañen dondequiera que vamos. Y que su Palabra es la mejor guía en nuestro caminar por esta vida.

Que Él nos sostenga en los momentos de dificultad y que nos brinde fuerza para perseverar en nuestra fe.

En el nombre de Jesús.

Amén.

¿Cómo memorizar el versículo del día?

En la actividad de hoy vamos a utilizar mucho la imaginación. Por lo que le pedimos leer la actividad hasta el final y luego ponerla en práctica.

Lo primer que deberá hacer es leer la cita bíblica varias veces. Siendo así que una vez conozca bien el pasaje. Deberá cerrar los ojos por un momento y tratar de imaginar como se vería este pasaje.

Desde luego, no es necesario cerrar los ojos. Pues lo que buscamos es pintar en nuestra memoria una imagen de esta bella promesa. La cual nos recuerda que la Palabra de Dios permanece para siempre.

Que Dios les bendiga.


Publicado

en

Devocional cristiano diario escrito por